La mariposa

La mariposa se posó en su hombro y Ciseta pensó “es lo último que me faltaba… una horrible mariposa” es que con este día ni las mariposas parecen bonitas… todo da asco hasta las alas azules de este insecto que hace poco era un escuálido gusano, así se siente Ciseta como una mariposa, pero al revés ósea antes era una mariposa y ahora es un gusano. Esa inútil mariposa con sus alas le confirma que hasta hace dos horas estaba feliz antes de que Fantino sacudiera su mundo al revés al pronunciar las siguientes palabras: Todo está arreglado ya no hay nada que resolver, cada ser, cada momento, cada luz, cada energía es perfecta y no hay nada que cambiar, modificar, reponer, salvar ni resguardar…. Ciseta en un arrebato de añoranza destruyo todo y volvió a empezar…